[Artículo publicado el 9/10/20 en Indicador d’Economia]

Ahora que se vislumbra la definitiva convivencia con las tres M (metros, manos y mascarilla). Ahora que sabemos que la vacuna y la tierra prometida tardarán en llegar. Ahora que sabemos que 2021 se parecerá bastante a la segunda parte de 2020. Ahora que sabemos que el futuro no será como el pasado añorado. Ahora que ya sabemos donde estamos.

Ahora. Ahora es el momento de hacer las pruebas, de explorar nuevos caminos e innovar lo más rápido de lo que seamos capaces. De prepararnos para lo que vendrá después de este intervalo de duración todavía indeterminada donde todo parece más extraño y temporal. Y es que se ha instalado una cierta sensación de provisionalidad que invito a aprovechar por la vía urgente.

Todos entendemos ciertamente que las organizaciones están intentando adaptarse lo mejor que pueden y saben. Y, en general, disculpamos las inconveniencias que esto provoca por aquello de «es lo que hay» o mejor «con esto hemos de convivir». ¡Y aquí precisamente es donde se abre una rendija fantástica!

¿Qué mejor momento que este para probar ese nuevo servicio digital? ¿Por qué no probar a cambiar nuestros procedimientos y dotarnos de más flexibilidad? ¿Cómo no hacer un piloto con ese programa tanto prometedor para encontrar nuevos clientes potenciales? ¿Quién ha dicho que no podemos hacer una prueba de mercado con un nuevo segmento de clientes hasta ahora arriesgado e incierto?

¿Qué nos impide probar y probar? ¿El fracaso? Nos costará volver a tener un periodo como éste en el que, tal vez más que nunca, el error está permitido, aceptado e incluso aplaudido. Si vamos de cara, con transparencia y honestidad nos encontraremos unos clientes más que dispuestos a aceptar nuevas propuestas, nuevas formas de relacionarnos y originalidad en nuestros intentos. Y lo más importante de todo, dispuestos a aceptar que no somos perfectos, que no lo tenemos todo medido y que, nosotros también, somos exploradores de los nuevos tiempos.

No me estoy refiriendo a una innovación pesada, lenta, costosa y poco efectiva. Me estoy refiriendo a exploraciones ágiles y rápidas del terreno de lo desconocido. A incursiones en pequeños pelotones que sepan medir resultados y devolver información de calidad a la organización. Información de primera mano sobre los clientes, sus nuevos usos de nuestros productos y servicios, su reacción ante las nuevas propuestas de digitalización y, sobre todo, la identificación de nuevas oportunidades.

¿Por qué?, se preguntará alguien. Porque tanta exploración y ganas de cambio?

Muy sencillo. Pues porque cuando nos podremos librar de la puñetera mascarilla nadie entenderá que no hayamos aprovechado el tiempo para reinventarnos y ofrecer propuestas ajustadas a los cambios que se habrán consolidado como definitivos.

Foto destacada de Andrew Neel  en Unsplash