No nos hacemos la preguntas correctas

No nos hacemos la preguntas correctas

Lo veo a menudo, demasiado. Y pasa en todo tipo de empresas y organizaciones. No nos hacemos las preguntas correctas. Y como consecuencia divagamos, improvisamos y nos equivocamos. Mucho.

Todos sabemos que muchas reuniones son una pérdida absoluta de tiempo. Y lo son por la ausencia de preparación previa, la falta de compromiso por parte de los participantes o las discusiones bizantinas entre muchos otros motivos. Pero hay un mal más profundo y preocupante tal como yo lo veo: no nos hacemos las preguntas correctas.

Las preguntas que nos hacemos son el motor que nos mueve, lo que impulsa el cambio. Sin preguntas no tenemos nada en que pensar. Si no nos hacemos las preguntas correctas no estamos enfocando correctamente nuestro nivel de pensamiento hacia lo verdaderamente sustancioso. Y es entonces cuando ponemos la atención en nimiedades, anécdotas o en lo más inmediato. Una mente que no se hace preguntas es una mente que intelectualmente no está viva. Y cuando esto lo trasladamos al conjunto de una organización como es una empresa lo que encontramos es que pasa exactamente lo mismo. Cuando deja de hacerse las preguntas relevantes ésta va muriendo poco a poco. Un poco en cada reunión, en cada decisión no tomada.

Las preguntas correctas son aquellas que permiten enmarcar bien un tema, acotarlo, ponerle límites e ir a su raíz. Las que hacen una pequeña parada para coger altura y ver más allá. Las que no buscan medicar el enfermo sino identificar las causas de su mal. Las que pueden ser incómodas, difíciles de responder y nos retan. Las que huyen de los lugares comunes y las generalidades. Las que por ser contestadas necesitan de la inteligencia colectiva frente a los solitarios liderazgos.

Una pregunta incorrecta, en cambio, es aquella que evita el conflicto. Por temido o por indeseado. La que formula la realidad de una manera irreal. La que quiere huir de la reflexión más cuidadosa, la que no quiere precisión, la que quiere prisas. La que engañosamente aparca los problemas, los deja para una próxima ocasión. La que no nos hará cambiar ni evolucionar. La que, en definitiva, menos nos conviene. La que nos va matando lentamente.

No hacerse las preguntas correctas nos lleva a un bajo nivel de comprensión de la realidad. Nos lleva a conversaciones superficiales, de compromiso y cortesía. Nos lleva directos a repetir los errores del pasado. A eternizar la manera de hacer las cosas porque simplemente se está observando la realidad desde un filtro limitante, que no deja mirar hacia los márgenes, abrir la mirada. No hacerse las preguntas correctas hace que una organización se comporte de forma rígida en sus procedimientos, muy poco maleable para los tiempos que corren. Y entonces nos encontramos con empresas que tienen estructuras acostumbradas a no cambiar, a no cooperar. En definitiva que no saben adaptarse a los cambios de forma ágil.

Ahora hablamos mucho de transformación digital y es cierto que es muy relevante hacerlo porque el tsunami que se acerca se llevará muchas cosas por delante. Pero de la expresión “transformación digital” la segunda parte, digital, es la que menos miedo me da. La transformación digital lleva asociada una velocidad que para muchos será inalcanzable. Los cambios que vienen son profundos y sobre todo vienen a toda velocidad. No tendremos ya 20 años más para adaptarnos. Hace tiempo que nos llegan señales del futuro que nos avisan de lo que significará la robótica, la industria 4.0, la IOT, la tecnología de blockchain o la impresión 3D. Pero chico, no hay manera. Una y otra vez vemos organizaciones que no saben detenerse y pensar más allá de lo inmediato. Y cuando lo inmediato sea inevitable entonces vendrán el llanto y las acusaciones hacia la tecnología. Y si no, al tiempo.

Pero si hablamos de “transformación” eso ya son palabras mayores. Transformarse significa cambiar, significa ser creativos e imaginar futuros diferentes. Y para ello lo primero que necesitaremos es hacernos las preguntas pertinentes. Si no lo hacemos el diagnóstico y las ideas que nos vendrán serán del todo letales. Ya sabemos lo poco que nos gusta cambiar y ahora más que nunca debemos actuar en unos entornos de trabajo exigentes a cada paso. Hay mercados en los que decir VUCA es quedarse corto. En un momento histórico como este, donde el futuro se está acercando a una velocidad nunca vista es el momento de parar, dejar de evitar lo inevitable y hacernos aquellas preguntas que nos ponen delante del espejo.

Y tú, estás dispuesto a hacerlo?

Los países que lideran la innovación en el mundo

Los países que lideran la innovación en el mundo

Bloomberg ha publicado recientemente su índice de innovación 2018 por países y la gran sorpresa es que EEUU ha desaparecido de los diez primeros puestos. En cambio Corea del Sur en el primer puesto y Suecia en el segundo han confirmado la tendencia positiva de los últimos años. El ranking analiza diferentes aspectos relacionados con la innovación del país como son la inversión en I+D o la presencia de empresas públicas relacionadas con la alta tecnología.

En el ranking destaca también la subida de golpe de tres puestos de países como Singapur o Irlanda o los cuatro que ha avanzado Italia o también Turquía.  En definitiva lo que viene a decirnos un informe de este tipo es cómo hay países que están espabilando y cómo otros no. Eso parece mucho más importante que si un año se sube o se baja un puesto en concreto que al final es algo sometido a diferentes coyunturas.

Bloomberg 2018 Innovation Index

Fuente: https://www.bloomberg.com/news/articles/2018-01-22/south-korea-tops-global-innovation-ranking-again-as-u-s-falls

Por ejemplo, Singapur está en un excelente primer puesto seguramente, y el artículo así lo señala, gracias a la potente inversión que se ha venido haciendo en educación. Singapur no tiene recursos naturales así que la única inversión razonable que pueden hacer…¡es en ellos mismos!  Invertir en inteligencia colectiva, en imaginación, en creatividad, en innovación…

Por si no lo sabías Singapur tiene una espectacular red de bibliotecas, próximas y algunas muy atractivas. Echa un vistazo a, por ejemplo, la Cheng San Public Library. Mira estas imágenes y dime que no te vienen ganas de bucear en unos cuantos libros…

Corea del Sur mantiene su reinado gracias en parte a todo lo que rodea a Samsung, sus patentes y sus innovadores equipos en tecnología punta en muchos aspectos y el ecosistema tecnológico que se ha creado alrededor suyo. Sólo en 2016 la facturación de Samsung ascendía ya a 348 mil millones de dólares. China por su parte está sacando nuevos graduados en materias como matemática, ingeniería o programación a una velocidad tremenda. Y Japón tampoco se queda atrás, está en el sexto puesto sumándose así al póker de ases asiático. Casi nada.

Mientras tanto en Europa las cosas van por barrios. Alemania con su potente sector industrial está en un honroso cuarto puesto, mientras Francia sólo es novena y el Reino Unido anda por el puesto diecisiete. Eso sí, Irlanda y su fiscalidad ya están en el puesto 13 y Suecia saca un excelente en el segundo puesto.
A estas alturas tal vez te estés preguntando en qué puesto está España. Bueno, tendrás que ir a buscarla a un discretísimo puesto veintinueve, entre República Checa y Portugal. Ya hace tiempo que sabemos que para los políticos españoles la innovación no ha sido nunca una apuesta estratégica, sino todo lo contrario. Pero es que un puesto veintinueve es para preocuparse.
En resumen, salvo honrosas excepciones este continente presenta un expediente algo deprimente con todo lo que ha llegado a representar Europa en cuanto a progreso y bienestar.

La velocidad y la profundidad de los cambios que van a llegar son tan bestias que sólo estando bien preparados podremos seguir manteniendo el nivel de nuestra economía y nivel de vida. Seguramente nos falta perspectiva temporal para acabarnos de dar cuenta de lo que está pasando y de lo que está llegando a toda velocidad.

Sin ser derrotista, pero tal vez debiéramos empezar a espabilar porque, francamente, vamos tarde.

Lo que Amazon Go va a conseguir

Lo que Amazon Go va a conseguir

Hoy ha saltado a primera plana la noticia de la apertura en Seattle de la tienda de proximidad de Amazon Go en la que te puedes llevar tu compra sin pasar por caja. Y no es que lo regalen, es que no es necesario. Me explico.

La tienda no es muy grande, sólo unos 200 m2 de sala con categorías de proximidad como comida, preparados, aperitivos y cosas por el estilo además de los básicos de cualquier centro de este tipo. Nada espectacular, lo bueno viene en el proceso de compra. Amazon ha dispuesto una tienda llena de sensores y cámaras que son capaces de detectar qué te has llevado cuando vuelves a pasar por la puerta, sólo es necesario identificarse a la entrada a través de una aplicación. Así, al salir Amazon te hará la liquidación directamente, te enviará la factura de forma automática y, por supuesto, cargará en tu tarjeta las compras.

El sistema no es perfecto, ¿pero cuál lo es? ¿Acaso no hay robos en los hipermercados convencionales? Sólo en 2015 la pérdida desconocida se cifraba en unos 1.800 millones de euros, casi nada.

Así que, aunque sólo sea en esta tienda, el hacer la horrible cola para pagar se habrá acabado. Se acabó manipular otra vez tu compra para ponerla en una cinta, se acabó el volver a colocarlo todo de nuevo. Se acabó la espera en la cola mientras miras el expositor de chicles, cuchillas y targetas regalo. Se acabaron las lecturas de código de barras erróneas y los viajes en patines de las cajeras. Se acabaron los siete tickets con las promociones, los puntos, los cromos y las cervezas gratis. Se acabó el buenos días tan correcto como frío e impersonal. Se acabó la oferta que te hace la cajera para que te lleves un melón a punto de caducar tanto si has comprado toallitas WC como si has comprado manzanas. Se acabó el no poder pasar los puntos por la tarjeta porque te las dejado y sin el plástico no pueden hacerlo.

Recuerdo a finales de los noventa asistir a un Congreso AECOC sobre marketing aplicado a gran distribución y alguien que no recuerdo (José Luis Nueno?) ya hablaba de los hipermercados automatizados en los que no habría cajeras y podríamos libremente llevarnos la compra gracias a los carros inteligentes. De eso hace ya más de veinte años y poca cosa parece haber cambiado. Me acuerdo de él cuando voy a Carrefour (cada vez menos, por cierto) y de las seis cajas rápidas sólo funcionan bien dos y además hace falta una persona que ayude en el proceso porque si no el atasco es fenomenal. Sólo en EEUU hay 3.5 millones de cajeros que no sé muy bien cómo se habrán tomado la noticia. Pero que la tecnología es imparable es tan claro como que mañana saldrá el sol. No es seguro del todo pero es bastante probable.

Mientras la gran distribución parece mirar hacia otro lado el crecimiento de Amazon Prime es meteórico:

 Amazon Prime

Fuente: Business Insider

Cada vez que hago una compra con Amazon Prime me acuerdo de la última vez que en una charla comparé la usabilidad de la web de Ulabox con la de Mercadona, El Corte Inglés o Carrefour. Hasta Juan Roig no dudó en decir en voz alta lo que todos sabíamos, que la web es una mierda. A la vez Amazon va sumando clientes a través de Pantry, su proyecto para que puedas hacer la compra cómodamente desde tu ordenador, móvil o tablet.
La distribución tendrá que repensar sus procesos y lo tiene que hacer rápido. Ya no vale con pensar que el futuro es algo que nunca acaba llegando. Para cuando se quieran dar cuenta no sé muy bien cómo lo van a arreglar. ¿Siempre se está a tiempo de subirse al carro? ¿Seguro? Cuando un cliente ya ha cambiado sus hábitos de compra, ¿es sencillo hacer que cambie otra vez?
Veremos.
Vuelta al trabajo cargado de formación

Vuelta al trabajo cargado de formación

Como siempre el ciclo se repite y, una vez más, la vuelta del verano viene marcada por el calendario de formación. Y este año no podía ser menos. Quizás es algo que deberíamos analizar pero el hecho es que la formación tiene sus ciclos y hay ciertas épocas del año en que se hace mucha menos. O, digámoslo de otro modo, hay épocas del año en que la formación se concentra. Seguramente debe ser cierto que las vacaciones en las empresas cada vez son más escalonadas y ya cuesta encontrar que detengan toda la actividad pero también lo es que el verano, para bien o para mal, se deja notar.

El caso es que en las próximas semanas puedo recuperar la actividad de formación lo que me gusta y mucho. Tengo la suerte de participar de tres acciones formativas que me parecen bastante interesantes y que os comparto aquí por orden estrictamente cronológico:

Herramientas para una gestión empresarial efectiva: Model Canvas

Esta vez en Barcelona y de la mano del Colegio de Economistas de Catalunya participo en un curso que empieza el 26 de septiembre y finaliza el 24 de octubre y en el que también participo con Chus Blasco, Bibiana VillaAlbert Pàmies i Xavier Plana. 

Desde un enfoque transversal, el objetivo del programa es que los participantes puedan potenciar sus habilidades y competencias directivas aplicando la innovadora metodología Canvas de Alexander Osterwalder de generación de modelos de negocio en su empresa, con el fin de conseguir una gestión empresarial más efectiva, ayudando a afrontar la gestión del cambio y mejorando su capacidad de interactuar en el mercado real.

Mi participación encaja en el módulo de Canales de relación con los clientes y con total énfasis en las posibilidades que ofrece la era digital y la red para los negocios de hoy.

Más información e inscripciones: Web Col·legi Economistes de Catalunya

 

 


Curso de capacitación directiva

El modelo Canvas para emprendedores: la necesidad de enfocarse

Una iniciativa de la Associació d’empresaris de Terres de l’Ebre que comienza el 3 de octubre y finaliza el 12 de diciembre y en el que participo conjuntamente con Chus Blasco, Mercè Jané, Albert Pàmies i Xavier Plana.

Basándonos en la innovadora metodología Canvas y siguiendo la teoría de Alex Osterwalder de cómo generar Tu Modelo de Negocio, impartiremos un programa formativo dirigido a empresarios y directivos de pequeñas y medianas empresas, a fin de darles herramientas concretas de gestión  desde una visión general de un modelo de negocio que les permita incrementar sus resultados y mejorar su posicionamiento en el mercado desde una óptica táctica y estratégica.

Mi participación será similar y encajada en el módulo de Canales de relación con los clientes poniendo de relieve las oportunidades que ofrece el entorno digital hoy para hacer negocios.

Si  buscas un programa para mejorar tus habilidades de gestión este es tu curso.

Más información e inscripciones: 977440088 aecebre@aecebre.org

Nota: el curso se puede bonificar a través de la propia organización, pídelo al hacer la inscripción

 

Associació Empresaris Terres de l'Ebre

 

 

 


Conecta con los clientes a través de la red

Este curso es mucho más vertical y centrado en romper las barreras de comunicación y conexión con los clientes que nos encontramos en la red. Empezaremos el 11 de octubre con sesiones de dos veces la semana para finalizar el 8 de noviembre.

El curso está enfocado a prácticamente cualquiera que necesite comunicar a través de internet pero quizás más a profesionales de la comunicación en la red, responsables de marketing, emprendedores y empresarios de cualquier sector.

He querido centrarme en tres áreas que a menudo son centrales y que a la vez no están bien resueltas por parte de las marcas como son: el e-mail marketing, las redes sociales (especialmente Facebook) y la publicidad en Facebook. Tres pilares que si los utilizas bien pueden marcar la diferencia de tu presencia en la red.

Más información e inscripciones: Fundació Universitat Rovira i Virgili

Fundació URV

 

 

Imagen destacada de GotCredit.com

Marca personal en internet: tres pasos para cambiar tu futuro

Marca personal en internet: tres pasos para cambiar tu futuro

La semana pasada pude participar en la Jornada Ocupa’t i Emprén 2014 organizada por el Ayuntamiento de Reus con mi charla: “Marca personal: tres pasos para cambiar tu futuro”.

En 45 minutos no se le puede solucionar la vida a nadie ni tampoco era mi objetivo. En cambio sí se trataba de indicar cómo gestionar la marca personal en la red puede ser de gran ayuda para muchos profesionales. No es un nuevo mantra ni nada por el estilo, ni siquiera es para todo el mundo. Seguramente que si uno se dedica a la carpintería probablemente la marca personal en la red no sea una de sus prioridades. ¿O sí?

Pero muchas situaciones profesionales en las que nos puede ser de gran ayuda gestionar nuestra marca personal en la red. Y hablo de gestionar, no de fabricar en un laboratorio como si de algo artificial se tratase. A estas alturas ya sabemos de qué va el juego, qué se valora en la red y qué se castiga. De lo que se trata más bien es de tomar consciencia cómo se forman las percepciones sobre lo que somos y representamos y orientar nuestra comunicación desde una óptica profesional.

Tengo por costumbre publicar las presentaciones en slideshare que utilizo como soporte, así que ésta no podía ser menos:

Los 7 usos que le doy a Evernote

Los 7 usos que le doy a Evernote

La semana pasada pude estar en una sesión sobre Evernote con Berto Pena de Thinkwasabi en el marco de un Taller de Productividad para Directivos organizado por Parés i Aubia. Por cierto que si a alguien le interesa, el próximo 11 de Diciembre (enllaç a PiA) vuelve a impartir el mismo curso.
El caso es que en esa sesión Berto Pena defendía la utilización de Evernote como herramienta central en la que conservar no todo, pero casi. Yo vengo utilizando Evernote desde hace un montón de tiempo y la sesión me sirvió para tomar más conciencia si cabe sobre la multitud de aplicaciones prácticas que tiene.
Siempre digo que a mi me cuesta al principio explicarle a alguien qué es Evernote y para qué sirve. Digamos que es algo así como un almacén digital de las cosas que no sabes dónde guardar. Y además un almacén muy inteligente porque es capaz de encontrar cualquier cosa (incluido texto en imágenes) en un momento a través del eficiente buscador.
Para mi es como un gran comodín en el que guardo todo tipo de cosas y en el que a medida que pasa el tiempo voy encontrando nuevos usos:

1 Mensajes de correo electrónico

Yo utilizo el correo electrónico sólo como un medio de comunicación e intento no almacenar nada en las bandejas. Cuando leo el correo electrónico procuro procesar inmediatamente las tareas (que van a Wunderlist) y los archivos de soporte o relacionados con proyectos (que van al disco duro). Y por supuesto elimino los mensajes sin más. Pero a veces los correos contienen en el cuerpo del mensaje determinadas informaciones que quiero conservar. Por ejemplo, indicaciones concretas sobre un proyecto en el que estoy trabajando, la matización sobre un presupuesto, el cambio de guión en un curso, una dirección…Esos correos los convierto en nota simplemente reenviándomelo por correo electrónico a Evernote. Se tarda nada en hacerlo y sabes que allí va a estar perfectamente conservado. Eso sí, invierto un mínimo de tiempo en retocar el asunto o añadir texto al correo original a modo de anotación. Y por supuesto clasificando las notas directamente desde el asunto del mail. Con el uso he ido aprendiendo que con pocas libretas me manejo perfectamente así que casi me las sé todas de memoria, por lo menos las más importantes.
2 Imágenes
Utilizo con frecuencia Skitch, una aplicación de Evernote para editar imágenes con una interfaz muy sencillita pero que me permite hacer cosas básicas: destacar una parte, insertar un texto, pixelar algo que quiero ocultar…Skitch tiene la bondad de sincronizarse automáticamente con Evernote de forma que las imágenes que edito con Skitch se guardan en una libreta específica de Evernote. No hace falta decir que esas notas son editables, se les puede cambiar el nombre, poner etiquetas, reclasificar, etc, etc.
3 Fotos
Me sorprendió un poco que a Berto tampoco le gusta la aplicación para iphone de Evernote. Creía que eran manías mías porque yo prácticamente no la utilizo, antes me resulta más práctico enviarme lo que sea a mi correo de Evernote. Así que a menudo tengo que capturar algo sobre la marcha (una pizarra en un curso, garabatos de reuniones, mapas mentales dibujados sobre la marcha…) y lo hago con la cámara del teléfono. Esa imagen se envía luego a la cuenta de Evernota…i voilà!
4 Reuniones
Intento ir siempre a las reuniones con la tablet bien cargada. De este modo tomo las notas de la reunión directamente en Evernote. Así que si hay que reenviarle el acta de la reunión (suena un poco antiguo lo de acta, ¿no?) al finalizar simplemente se envía la nota por correo y listo. Pero además es muy sencillo rehacer el histórico de un proyecto, un cliente o un tema determinado. La búsqueda en Evernote es realmente efectiva por lo que podemos tener un montón de información aparentemente desorganizada bien ordenada con una simple búsqueda.
5 Manuales de instrucciones
Vale, entiendo que esto puede quedar algo friki. Desde hace un tiempo que cuando entra en mi vida un nuevo aparato descargo el pdf del manual, lo guardo en Evernote y destruyo el original en papel.
6 Guiones de cursos
Parte de mi actividad profesional se basa en la impartición de cursos además de charlas y seminarios cortos. A menudo cuando me plantean una primera idea empiezo a esbozar la estructura en una simple nota de texto en Evernote. Antes hacía un fichero de texto guardado en el disco duro pero me he dado cuenta de que me resulta más ágil hacerlo así. Cuando ya lo tengo bien definido lo paso a un editor, le doy el formato adecuado y lo remato. Pero en esa primera fase prefiero trabajar con menos distracciones.
7 En modo presentación
Es algo que utilizo desde hace muy poco pero cada vez le doy más importancia. Desde hace unos pocos meses cualquier nota se convierte en presentación con un simple click. Eso quiere decir que puedes compartir con otras personas notas basadas en textos, imágenes, gráficos o capturas web de forma sencilla y rápida sin necesidad de además crear una presentación. Eso alivia el esfuerzo de preparación de, por ejemplo, reuniones de trabajo o pequeñas charlas. Cualquier cosa que esté en Evernote se puede convertir en presentación y eso dispara las posibilidades.
Y tú, ¿qué uso le das a Evernote?