Los países que lideran la innovación en el mundo

Los países que lideran la innovación en el mundo

Bloomberg ha publicado recientemente su índice de innovación 2018 por países y la gran sorpresa es que EEUU ha desaparecido de los diez primeros puestos. En cambio Corea del Sur en el primer puesto y Suecia en el segundo han confirmado la tendencia positiva de los últimos años. El ranking analiza diferentes aspectos relacionados con la innovación del país como son la inversión en I+D o la presencia de empresas públicas relacionadas con la alta tecnología.

En el ranking destaca también la subida de golpe de tres puestos de países como Singapur o Irlanda o los cuatro que ha avanzado Italia o también Turquía.  En definitiva lo que viene a decirnos un informe de este tipo es cómo hay países que están espabilando y cómo otros no. Eso parece mucho más importante que si un año se sube o se baja un puesto en concreto que al final es algo sometido a diferentes coyunturas.

Bloomberg 2018 Innovation Index

Fuente: https://www.bloomberg.com/news/articles/2018-01-22/south-korea-tops-global-innovation-ranking-again-as-u-s-falls

Por ejemplo, Singapur está en un excelente primer puesto seguramente, y el artículo así lo señala, gracias a la potente inversión que se ha venido haciendo en educación. Singapur no tiene recursos naturales así que la única inversión razonable que pueden hacer…¡es en ellos mismos!  Invertir en inteligencia colectiva, en imaginación, en creatividad, en innovación…

Por si no lo sabías Singapur tiene una espectacular red de bibliotecas, próximas y algunas muy atractivas. Echa un vistazo a, por ejemplo, la Cheng San Public Library. Mira estas imágenes y dime que no te vienen ganas de bucear en unos cuantos libros…

Corea del Sur mantiene su reinado gracias en parte a todo lo que rodea a Samsung, sus patentes y sus innovadores equipos en tecnología punta en muchos aspectos y el ecosistema tecnológico que se ha creado alrededor suyo. Sólo en 2016 la facturación de Samsung ascendía ya a 348 mil millones de dólares. China por su parte está sacando nuevos graduados en materias como matemática, ingeniería o programación a una velocidad tremenda. Y Japón tampoco se queda atrás, está en el sexto puesto sumándose así al póker de ases asiático. Casi nada.

Mientras tanto en Europa las cosas van por barrios. Alemania con su potente sector industrial está en un honroso cuarto puesto, mientras Francia sólo es novena y el Reino Unido anda por el puesto diecisiete. Eso sí, Irlanda y su fiscalidad ya están en el puesto 13 y Suecia saca un excelente en el segundo puesto.
A estas alturas tal vez te estés preguntando en qué puesto está España. Bueno, tendrás que ir a buscarla a un discretísimo puesto veintinueve, entre República Checa y Portugal. Ya hace tiempo que sabemos que para los políticos españoles la innovación no ha sido nunca una apuesta estratégica, sino todo lo contrario. Pero es que un puesto veintinueve es para preocuparse.
En resumen, salvo honrosas excepciones este continente presenta un expediente algo deprimente con todo lo que ha llegado a representar Europa en cuanto a progreso y bienestar.

La velocidad y la profundidad de los cambios que van a llegar son tan bestias que sólo estando bien preparados podremos seguir manteniendo el nivel de nuestra economía y nivel de vida. Seguramente nos falta perspectiva temporal para acabarnos de dar cuenta de lo que está pasando y de lo que está llegando a toda velocidad.

Sin ser derrotista, pero tal vez debiéramos empezar a espabilar porque, francamente, vamos tarde.

Lo que Amazon Go va a conseguir

Lo que Amazon Go va a conseguir

Hoy ha saltado a primera plana la noticia de la apertura en Seattle de la tienda de proximidad de Amazon Go en la que te puedes llevar tu compra sin pasar por caja. Y no es que lo regalen, es que no es necesario. Me explico.

La tienda no es muy grande, sólo unos 200 m2 de sala con categorías de proximidad como comida, preparados, aperitivos y cosas por el estilo además de los básicos de cualquier centro de este tipo. Nada espectacular, lo bueno viene en el proceso de compra. Amazon ha dispuesto una tienda llena de sensores y cámaras que son capaces de detectar qué te has llevado cuando vuelves a pasar por la puerta, sólo es necesario identificarse a la entrada a través de una aplicación. Así, al salir Amazon te hará la liquidación directamente, te enviará la factura de forma automática y, por supuesto, cargará en tu tarjeta las compras.

El sistema no es perfecto, ¿pero cuál lo es? ¿Acaso no hay robos en los hipermercados convencionales? Sólo en 2015 la pérdida desconocida se cifraba en unos 1.800 millones de euros, casi nada.

Así que, aunque sólo sea en esta tienda, el hacer la horrible cola para pagar se habrá acabado. Se acabó manipular otra vez tu compra para ponerla en una cinta, se acabó el volver a colocarlo todo de nuevo. Se acabó la espera en la cola mientras miras el expositor de chicles, cuchillas y targetas regalo. Se acabaron las lecturas de código de barras erróneas y los viajes en patines de las cajeras. Se acabaron los siete tickets con las promociones, los puntos, los cromos y las cervezas gratis. Se acabó el buenos días tan correcto como frío e impersonal. Se acabó la oferta que te hace la cajera para que te lleves un melón a punto de caducar tanto si has comprado toallitas WC como si has comprado manzanas. Se acabó el no poder pasar los puntos por la tarjeta porque te las dejado y sin el plástico no pueden hacerlo.

Recuerdo a finales de los noventa asistir a un Congreso AECOC sobre marketing aplicado a gran distribución y alguien que no recuerdo (José Luis Nueno?) ya hablaba de los hipermercados automatizados en los que no habría cajeras y podríamos libremente llevarnos la compra gracias a los carros inteligentes. De eso hace ya más de veinte años y poca cosa parece haber cambiado. Me acuerdo de él cuando voy a Carrefour (cada vez menos, por cierto) y de las seis cajas rápidas sólo funcionan bien dos y además hace falta una persona que ayude en el proceso porque si no el atasco es fenomenal. Sólo en EEUU hay 3.5 millones de cajeros que no sé muy bien cómo se habrán tomado la noticia. Pero que la tecnología es imparable es tan claro como que mañana saldrá el sol. No es seguro del todo pero es bastante probable.

Mientras la gran distribución parece mirar hacia otro lado el crecimiento de Amazon Prime es meteórico:

 Amazon Prime

Fuente: Business Insider

Cada vez que hago una compra con Amazon Prime me acuerdo de la última vez que en una charla comparé la usabilidad de la web de Ulabox con la de Mercadona, El Corte Inglés o Carrefour. Hasta Juan Roig no dudó en decir en voz alta lo que todos sabíamos, que la web es una mierda. A la vez Amazon va sumando clientes a través de Pantry, su proyecto para que puedas hacer la compra cómodamente desde tu ordenador, móvil o tablet.
La distribución tendrá que repensar sus procesos y lo tiene que hacer rápido. Ya no vale con pensar que el futuro es algo que nunca acaba llegando. Para cuando se quieran dar cuenta no sé muy bien cómo lo van a arreglar. ¿Siempre se está a tiempo de subirse al carro? ¿Seguro? Cuando un cliente ya ha cambiado sus hábitos de compra, ¿es sencillo hacer que cambie otra vez?
Veremos.